Plextor M3 Pro

Los discos duros SSD ofrecen lo que todo usuario busca en un componente de este tipo: gran velocidad de lectura y escritura y, también, una excelente seguridad a la hora de soportar golpes ya que utiliza memoria Flash para guardar la información (e vez de discos magnéticos, como los discos duros utilizados hasta la fecha). Su problema es que su precio es, por ahora, bastante elevado. Por ejemplo, este modelo de Plextor de 256 GB cuesta nada 379€, por lo que ofrece un ratio euro/GB muy superior a la ofrecida por los discos magnéticos.

Uno de los detalles que más nos llamó la atención al abrir la caja de este disco duro es que incluye un accesorio que le permite ser instalado en las ranuras de 3,5” de los ordenadores de sobremesa. Un buen detalle teniendo en cuenta que su formato es de 2,5”, el habitual en los equipos portátiles.

 

También cabe destacar que la carcasa es metálica que, por un lado le da un aspecto llamativo y ofrece una buena resistencia y, por el otro, la disipación del calor no es la más eficiente posible. De todas formas, al probar este producto comprobamos que en ningún momento el calor que genera es especialmente alto, por lo que no influye ni en el rendimiento del disco duro ni en el funcionamiento del ordenador en el que se instala.

Especificaciones técnicas

 

Tipo de disco duro SSD (estado sólido) de 2,5”
Tipo de memoria flash MLC NAND
Interfaz SATA (6 Gb/s)
Memoria intermedia (buffer) 512 MB tipo DDR3
Controladora Marvell 9174
Capacidad 256 GB
Resistencia 1.5000 G (0,5 ms)
Formato de sistema de archivos FAT, FAT 16/32, NTFS, Ext2/Ext3, ReiserFS
Tecnologías Plextor Instant Restore
Dimensiones 69,85 x 100 x 7 mm
Sistemas operativos Windows, Mac y Linux
Garantía 5 años

 

Rendimiento y detalles interesantes

La interfaz de conexión de Plextor M3 Pro es SATA de 6 GB/s, por lo que en teoría su rendimiento debe ser muy bueno (siempre y cuando el equipo en el que se instale sea compatible). Además, su proceso de instalación es de lo más sencillo en un ordenador portátil, ya que con tan sólo meterlo en el hueco correspondiente e insertarlo en el conector SATA ya está todo hecho, ya que bien preformateado y, por lo tanto, el sistema operativo lo reconoce.

En las pruebas realizadas descubrimos un disco duro SSD de gran calidad, con una velocidad de trabajo impactante y que justifica su precio. Es más, si se compara con otros modelos es claramente el vencedor. Un ejemplo de ello es que el inicio de Windows 7 en un portátil HP DV6 con procesador Intel Core i7 y 4 GB de RAM se realiza en sólo 13 segundos. Mientras que con el disco duro original magnético este tiempo sube a los 34 segundos (incluso con un OCZ Vertex 3 SSD el tiempo obtenido fue de 16 segundos). Como se puede ver, el comportamiento del componente de Plextor es excelente. 

Además, como se puede ver en la imagen inferior los resultados obtenidos en HD Tune Pro, software de análisis habitual en los discos duros, es muy bueno gracias a la combinación de su memoria Flash tipo MLC y a su controladora Marvell 9174 (un detalle diferenciador con otros modelos SSD, ya que lo habitual es utilizar controladoras SandForce).

Tampoco se comportó nada mal en lo que a consumo se refiere, algo característico en los modelos SSD, y que permite el ahorro de unos cuentos euros en lo que a energía se refiere (y aumenta la autonomía del portátil también).

 

 

Resumen y puntuación

La verdad es que si se dispone del dinero y se quiere tener el mejor rendimiento posible en lo que a lectura y escritura de datos se refiere, Plextor M3 Pro es uno de los discos SSD que no debes dejar de mirar. Cierto es que tiene un precio elevado, pero está justificado por su rendimiento y, además, incluye un adaptador para ser instalado en equipos de sobremesa y un software de copia de seguridad bastante eficiente.

 

Esta es la información que suministra Plextor en la pegatina del disco duro.

 

Positivo

  •  Buen rendimiento general
  • Controladora de Marvell muy eficiente
  • Consume muy poco

Negativo

  • Su rendimiento a bajas frecuencias de consumo, como por ejemplo al salir de reposo, es manifiestamente mejorable.

 

La nota de Tu Tableta y más