samsung-apple-wars

Apple y Samsung no rebajan sus intenciones en lo que se refiere a la guerra de patentes, y se han podido conocer algunos datos que hacen pensar que las sentencias de EEUU, Japón y Chino no son el punto y final a sus discrepancias, todo lo contrario.

Ambas compañías reciben noticias positivas y negativas según el país al que se mire, pero no dejan parar a sus departamentos jurídicos a la hora de buscar resquicios para poder denunciar la otro. Por lo tanto, parece que lo vivido hasta ahora es sólo un punto y seguido… estamos convencidos que, al final, acabarán cansando a prensa y usuarios.

El caso es que, por lo que se ha podido saber, Apple está haciendo todas las gestiones necesarias para ver si existe la posibilidad de atacar los modelos más modernos de Samsung, como son Galaxy S3, Galaxy Note 2 y Galaxy Note 10.1. Y, de encontrar lo que busca, la intención de los de Cupertino es que se dejen de vender en… EEUU, el país en el que han obtenido su mayor éxito en lo que a esta guerra se refiere. ¿Podrá conseguirlo? se antoja complicado, ya que no el jurado popular puso multa alguna a Samsung por esto modelos… pero todo es posible en el país en el que paga los impuestos Apple.

En el lado de Samsung, están valorando muy seriamente la posibilidad de denunciar a Apple en el caso que el nuevo iPhone 5 disponga de tecnología LTE (esencial en EEUU), ya que consideran que de hacerlo, infringiría patentes de uso propias de su gama Galaxy, por lo que entraría con todo a los juzgados. ¿probabilidades de éxito? Muy pocas en Norteamérica, pero en el resto del mundo quizá tenga una opción.

Sinceramente, esto ya no da más de si y lo que tiene que hacer es dejar estas disputas y seguir cada uno su camino y dejar que las patentes sirvan para lo que estaban pensadas: proteger a las innovaciones de los más pequeños contra las grandes corporaciones. Aunque, visto lo visto, parece que este concepto no ha sido entendido. Lástima.