android-supera-a-blackberry-en-estados-unidos

Que Android es el sistema operativo más utilizado no es una novedad, pero sí lo es que su cuota de mercado, según IDC reports, sea el 68,1% en el segundo cuarto de 2012. Unas cifras impresionantes que, además, tienen una segunda lectura: su ganancia del 4,8% es la misma cantidad que la pérdida de cuota de mercado de BlackBerry de RIM. Es decir, que se puede entender que es Google quien está acabando con las opciones de remontada de los canadienses.

Además, según todos los indicios, esta tendencia, pero algo más suave, será habitual en el sistema de RIM… hasta llegar a su desaparición casi total. Y, todo esto, sin olvidar que en el año 2009 la cuota de mercado de BlackBerry era de, nada menos, que el 50%. Y, ¿qués es lo que ha pasado? Pues “sólo” que llegó Android y, eso, lo cambió todo. La migración ha sido absoluta  y, por ello, la caída del su momento gigante tan dura. La razón es simple: RIM no se ha adaptado a los tiempos, y su sistema operativo es obsoleto y falto de todo atractivo. Esto lo esperan corregir con BlackBerry 10, pero este no llegará hasta el 2013 y, quizá, sea demasiado tarde (y, además, todo apunta a que no incluirá nada realmente nuevo e innovador).

Pocas son las opciones que le quedan a RIM y, por mucho que se diga, migrar a Android no lo es por la simple razón de que no tiene terminales capaces de competir con los actuales “superphones” de compañías como Samsung, LG o HTC. Por lo tanto, parece que la única salida es ser adquirida y, si se tiene en cuenta que el negocio de RIM es en la actualidad de 3,3 billón dolar, pues el gasto en la compra no es realmente elevado.

Pero, ¿quién puede permitirse su compra? Por capacidad económica las dos grandes opciones son Samsung y Amazon. Los primeros, ya bastante liados con Tizen, no parecen interesados… Amazon, por su parte, es la opción más viable, ya que tiene líquido para acometer la compra y, además, BlackBerry 10 encaja a la perfección en su forma de negocio -en especial por la seguridad-. Falta por conocer una cuestión: ¿se atreverá?